El Gobierno pretende unificar la formación profesional de estudiantes y trabajadores

Hoy el Gobierno aprobará el anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional. Un texto con el que se pretende ordenar las formaciones profesionales existentes y fomentar la contratación mediante prácticas duales en empresas, así como fomentar la acreditación formal de competencias profesionales.

El actual modelo reconoce dos sistemas de formación profesional. Por un lado, el laboral, destinado a trabajadores y desempleados, y, por otro, el formativo, siguiente paso a los estudios en institutos. Con el anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional se quiere que estas dos ramas se unifiquen y, además que cuenten con un carácter acreditable, estatal y europeo.

Más de 10 millones de personas en activo no cuentan con una acreditación formal de sus competencias profesionales. El anteproyecto de Ley facilitará la posibilidad de acreditación de competencias a profesionales sin titulación profesional, no solo en las formaciones del sistema laboral, sino en las del sistema educativo. Así, una acreditación profesional permitirá realizar una formación profesional del sistema educativo sin necesidad de contar con titulaciones previas como la ESO o el Bachillerato. Asimismo, la propuesta de Ley contempla convalidar materias de FP con materias de grados universitarios de la misma rama.

Un sistema único de la Formación Profesional

La nueva Ley de Formación define el sistema único de DP como un conjunto artículado y compacto que:

  1. Identifica las competencias profesionales del mercado laboral
  2. asegura una oferta de formación idónea
  3. Posibilita la formación y su reconocimiento
  4. Impulsa un servicio de orientación y acompañamiento profesional

La formación profesional contará con cinco escalas, que van de la acreditación parcial de competencias a los Cursos de Especialización. La división se presentará en grados:

grados de la formación profesional

Con este sistema se pretende incentivar en los jóvenes las matrículas en FP en España, que se encuentra 13 puntos por debajo de las matrículas de la Unión Europea (25%), y cuenta con 17 puntos menos que las producidas en los países de la OCDE (29%).

Toda formación de larga duración tendrá carácter dual: del 33% al 50% del tiempo irá destinado a prácticas en empresas

El anteproyecto de ley, además de unificar los dos sistemas de la formación profesional, también quiere dotar de importancia a los módulos de prácticas en empresas. Por tanto, toda formación de larga duración (Grado C y Grado D) tendrá carácter dual. El porcentaje de prácticas dependerá de la duración de la formación y oscilará entre el 25% y el 50%.

Las prácticas de la FP Dual General (Grado C) serán comprendidas como un módulo más de la formación, por lo que no serán retribuidas. Asimismo, las empresas asumirán hasta un 20% de la formación, contando con un responsable que tutorice y oriente al alumno/a. En cambio, en los grados formativos de larga duración (Grado D), al contar con hasta un 50% de estancia en las empresas, se estudia la creación de un contrato de carácter laboral y, por tanto, retribuido.

Puedes ver el resumen del anteproyecto del Ley de Formación Profesional aquí.

El Certificado de Profesionalidad como puerta de acceso al mercado laboral

Cada vez son más las personas que acuden a FORMAEMPLEAN solicitando una formación de carácter oficial que les permita encontrar empleo nada más finalizar la formación. Muchas de ellas, cuentan con estudios básicos o sienten que la formación según se establece en el sistema educativo no es para ellas. Existen personas a las que conseguir el título de la ESO les ha costado mucho y sienten miedo al enfrentarse al bachillerato, o han acabado los estudios en el instituto y temen la entrada a la universidad… En definitiva, que quieren formarse, pero no siguiendo los patrones del sistema educativo.

Para esas personas que sienten ganas de aprender un oficio o profesión, y quieren hacerlo directamente, existen los certificados de profesionalidad y la formación profesional. Son necesarios para la profesionalización del mercado laboral (¡más de 10 millones de personas sin una titulación que les avale en España!) y vitales para evitar la frustración de quienes quieren aprender un oficio sin enfrentarse al sistema educativo tal y como lo conocemos.

Un Certificado de Profesionalidad para trabajar en residencias de ancianos y centros de día

El Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales es un ejemplo de formación certificada sin necesidad de seguir los pasos establecidos por el sistema educativo. Los certificados de profesionalidad son competencia del Ministerio de Trabajo y Economía Social, pero no por ello dejan de ser una formación reglada. Cumple su propósito: se prepara al alumno/a para que adquiera una serie de competencias que le permita desempeñar un trabajo.

Gracias al anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional, personas que hayan obtenido un certificado de profesionalidad podrán dar el salto a la formación profesional para seguir adquiriendo competencias profesionales. En el caso del Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosanitaria (y de muchos otros), se incentivará la profesionalización de los trabajadores y el crecimiento laboral dentro de un sector que les apasiona.

¿Existe mejor recompensa para la sociedad que la posibilidad de que quienes cuidan de nuestros mayores se profesionalice y avance en sus conocimientos? Descubre aquí más sobre qué son los certificados de profesionalidad.