¿Qué secretos alberga la cámara acorazada del Banco de España?

La cámara acorazada del Banco de España se considera una de las más seguras del mundo. Se encuentra a 48 metros de profundidad. Alberga un tercio de la reserva española de oro, apilados en estanterías diseñadas por el ingeniero Eiffel (sí, el de la torre). Traducido a euros, la cámara contiene más de 14.000 millones.

¿Qué obstáculos deben sortearse para llegar a la cámara acorazada del Banco de España?

La ampliación del edificio, justo antes de la llegada de la Guerra Civil Española (1936), trajo consigo un sistema de seguridad que prometía inundar la cámara antes de que cualquiera que se atreviera a asaltarla consiguiera, siquiera, tocar un lingote de oro. El sistema de seguridad cuenta con dos fosos que, al detectarse movimientos inusuales, se llenarían de las aguas de dos arroyos subterráneos: el “Oropesa” y “Las Pascualas”.

Para llegar a la sala donde está el oro, hay que cruzar una primera puerta acorazada de 15 toneladas de peso. Esta primera barrera se encuentra en la zona donde confluyen el edificio de finales del siglo XIX con la ampliación de los años treinta. Actualmente, son necesarias las llaves y claves de acceso del cajero del Banco y del interventor para poder acceder a la sala del oro.

Pasada la primera puerta, un ascensor baja a los responsables casi 40 metros, hasta llegar a una pasarela de 2 metros que atraviesa el foso que hay hasta llegar a la segunda puerta. Pasar de aquí sería técnicamente imposible… Al menos vivo. Una vez se atraviesa la segunda puerta, hay una tercera gemela a la anterior. Nunca se abre una de estas puertas sin tener la seguridad de que la tercera se encuentra cerrada. Una vez cruzadas las tres barreras, se encuentran las cámaras que albergan la reserva nacional de oro.

Además de fuertes sistemas de seguridad y cámaras llenas de oro, los sótanos del Banco de España esconden otro secreto: dos viviendas familiares en las que se alojaban los guardias civiles encargados de realizar las rondas de las cámaras. Sí, además de oro, los sótanos del Banco de España albergaban vida. A día de hoy, nadie vive en los bajos del Banco. Aun así, tanta historia y protección dan da para una película… o dos.

La ficción pone de moda la seguridad de la cámara acorazada del Banco de España

Las fuertes medidas de seguridad que protegen las cámaras del Banco de España han sido protagonistas de la ficción (inter)nacional en los últimos años. Ello es debido, sobre todo, a que no se conoce del todo cómo es un sistema de protección que, a pesar de su antigüedad, parece infranqueable.

El boom por los grandes robos llega de la mano de la serie de Netflix “La Casa de Papel”. Tiene como hilo argumental de la historia el asalto al Banco de España. Además de las tramas dramáticas de los personajes, el cómo sortear los obstáculos para sacar el oro de la caja fuerte mantiene a los espectadores en vilo.

Semanas atrás, otro estreno de ficción ha puesto de moda el robo al Banco de España: “Way Down”. La trama gira en torno a un espectacular atraco el día que se celebra el final del Mundial de fútbol de Sudáfrica, donde España obtiene la victoria. Se trata de una super producción que, a modo de thriller, mezcla las elegantes historias de los ladrones de guante blanco con la acción y los efectos especiales de producciones como “La Casa de Papel”.

El trabajo de los equipos de seguridad privada en el Banco de España

El Grupo Control es la empresa de seguridad privada encargada de proteger el edificio del Banco de España. Las funciones que llevan a cabo los vigilantes de seguridad son las de proteger, prevenir y reducir. Cualquier hecho inusual que pueda comprometer la seguridad del Banco debe ser puesto en conocimiento de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Además de la seguridad privada, como hemos mencionado anteriormente, el Banco de España cuenta también con la protección de Guardia Civil. El Grupo Control colabora estrechamente con ellos para salvaguardar la seguridad de quienes se encuentran en el edificio y, por supuesto, de todos los vienes que contiene.

Si acudes al emblemático edificio de la capital, tu primer encuentro será con Guardia Civil y los equipos de seguridad privada encargados del control de accesos. Han de asegurarse de que todo está correcto con la ayuda de los arcos detectores y a los equipos infrarrojos. Asimismo, los vigilantes de seguridad también han de realizar rondas de control en las instalaciones. Como ocurre en otros edificios públicos donde seguridad privada y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado colaboran, los vigilantes tendrán que colaborar, si es necesario en la coordinación de evacuación de personas en caso de incendio, inundaciones, atentados… En resumen, son un bastón de apoyo de la seguridad nacional.

La formación que se necesita para trabajar como vigilante de seguridad privada en bancos

En la Escuela de Seguridad Privada de FORMAEMPLEAN somos expertos en formación de profesionales de la seguridad privada. Nuestro alumnado obtiene la habilitación de vigilante de seguridad privada (TIP) a través de su preparación en la Escuela, sin necesidad de realizar las pruebas de Policía Nacional. Todo ello gracias al Certificado de Profesionalidad de Vigilancia, Seguridad Privada y Protección de Personas. Además de la titulación oficial, también formamos a nuestros alumnos y alumnas en especialidades para vigilantes de seguridad privada, tales como: servicios de vigilancia en espacios públicos, servicios de vigilancia con rayos X, servicios de vigilancia en transportes de seguridad, control de accesos, y otras muchas más especialidades que convierten a nuestros alumnos y alumnas en profesionales de seguridad privada formados para cualquier tipo de situación.