El mejor pan del mundo, o casi, está en España

Hace un par de semanas el barcelonés Enric Badía Elías se alzaba, con solo 25 años, con el segundo premio al mejor pan del mundo en el Mondial du Pain. Se quedó por detrás solo de Japón, a los que el segundo premio no dudo en elogiar: “son pura disciplina”. Se trata de uno de los certámenes más importantes a nivel internacional, el cuál precede a The best of Mondial du Pain, donde Enric volverá a presentar su propuesta.

El joven maestro del pan bebe de una tradición que cuenta con cuatro generaciones de expertos panaderos. De su madre ha heredado el sacrificio por la profesión; de su abuelo, el compromiso con el trabajo y con la comunidad en la que vive. Enric no fue un buen estudiante en el instituto, pero siempre fue un gran panadero. Estudió un Grado Medio de Hostelería y después se especializó en la escuela del Gremio de Panaderos de Barcelona, donde no solo fue un buen estudiante, sino el mejor.

A pesar de encontrarse entre los mejores panaderos del mundo, Badía Elías no vive endiosado en el olimpo de los obradores. Cuando finalice la competición, volverá a su negocio en Barcelona para seguir construyendo sobre los cimientos de su negocio familiar.

La World Baker 2021 otorga a un Panadero de Sevilla el premio al mejor pan del mundo

Así como el Mondial du Pain dio a Enric Badía el segundo premio al mejor pan del mundo, la World Baker 2021, organizada por la Unión Internacional de Panadería y Pastelería, otorgó al Domi Vélez el premio al mejor panadero del mundo. No es la primera vez que un obrador español se lleva el premio. En el año 2017 se hizo con él el catalán Jordi Morera; en el año 2012, el premio fue a parar al panadero Andreu Llargues.

La importancia de la formación en hostelería

Además de la tradición familiar, Enric optó por formarse como profesional de la hostelería y, posteriormente, de la panadería. Además de ello, cuenta que realizó prácticas en empresas ajeas a la familiar. A sus 25 años, cuenta con el reconocimiento de la profesión y con un prometedor futuro en el negocio familiar.

Al igual que Enric, Domi Vélez, que al recaer en sus manos el peso del negocio familiar, decidió estudiar y especializarse en la elaboración de pan. Su familia paso de la producción del pan industrial a la elaboración del pan artesano. El aporte de Domi, y de sus estudios, al recoger el testigo de su padre le ha llevado a contar con un pan reconocido en el mundo entero.

En la Escuela de Hostelería de FORMAEMPLEAN te formamos y te ayudamos a buscar empleo

Desde la Escuela de Hostelería de FORMAEMPLEAN hacemos hincapié a diario sobre la importancia de formarse en el sector hostelero. El dedicarse a la cocina, la repostería o los servicios de camarero/a requiere de formación profesional, práctica y diaria. Enric ha llegado a entrenar para la competición como si de un deporte olímpico se tratara.

En la Escuela de Hostelería contamos con planes formativos basados, sobre todo, en la práctica. Nos gusta que las empresas reconozcan a nuestro alumnado como equipos preparados para la acción. Cuando van a realizar las prácticas en empresas ya han pasado por las batallas de nuestro restaurante, obrador o cocina.

Si se quiere elaborar el mejor pan del mundo, hacerse con una Estrella Michelin, o contar con el mejor servicio en un restaurante, la formación es vital. No es una opción a contemplar. Un cirujano no realiza una operación a corazón abierto sin formación. Los maestros hosteleros no son estrellas culinarias por ciencia infusa, sino por el trabajo duro y una formación de calidad que les ha convertido en profesionales.